I-N-T-R-A-T-A-B-L-E

US OPEN 2019. Nota Gabriel Matteazzi
Rafael Nadal fue demasiado para el sueño del argentino Diego Schwartzman en el Abierto de los Estados Unidos. Intratable, sería la palabra que me viene a la mente viendo a Nadal en cancha, ante un “peque” que hizo lo que pudo con armas nobles.

Nadal, número 2 del mundo, que se impuso por 6-4, 7-5 y 6-2. El ibérico, en otro paso en busca de la cuarta corona, se enfrentará el viernes con el italiano Matteo Berrettini.

Nadal salió a jugar con agresividad jugando muy rápido, demasiado para el argentino, que se encontró en medio de un diluvio de pelotazos cruzados sin un paraguas para cubrirse. Cuando pudo acomodarse ya estaba 4-1 abajo. Rafa le envió un mensaje a Schwartzman de que iba a padecer la noche. Pero de a poco el argentino se fue armando y con varios de categoría, variando efectos y ángulos puso incómodo al de Mallorca. A pesar de esto, el set fue para el español. En el segundo la misma película, Nadal arrasando desde el comienzo y sacando ventajas, y ahí vimos lo mejor del argentino, un rato, habrá sido media hora de disputa a pleno, pero no pudo forzar una diferencia a su favor. El tercero fue un monólogo y Nadal bien protagonista de cada punto manejó a voluntad el partido hasta el final.
El público del Arthur Ashe apoyaba claramente al argentino, quien se puso en pie en varias ocasiones para aplaudir las jugadas de Schwartzman “Cuando está confiado sé lo difícil que es de frenar”, dijo Nadal sobre el su rival. “Pero estoy muy contento con la forma en que acepté la situación”

Talvez al argentino le faltó acomodar puntos a su favor con el servicio pero sabemos que esa no es su arma, Schwartzman, con 170 centímetros de estatura, la cantidad de saques aces son escasos. Por su gran actuación en Flushing Meadows, a partir del lunes Schwartzman será el tenista argentino mejor ubicado en el ranking ATP superando a Guido Pella (número 20) y Juan Martín Del Potro (70°).

Share the Story

Back to Top