ORSANIC, EL CONDUCTOR

En la aventrura 2016 del equipo argentino de Copa davis mucho se has hablado de los jugadores: Leo Mayer y su gran record coMO singlista( está invicto), de la vuelta de Juan Martin Del Potro al equipo, con todo lo que esto lleva,de la garra de Guido Pella(juega aparentemente mejor en la Davis que en el Tour de la ATP) y de otros protagonístas, pero yo me quiero detener, en quien, para mi, es el gran responsable de este momento del equipo, su capitán Daniel orsanic.

Y esta historia de Orsanic comienza hace mucho tiempo a comienzos de la década pasada cuando era ayudante de Gustavo Luza, quien era el capitán del equipo por ese entonces. Quien les habla asistía siempre a los entrenamientos del equipo y los veía trabajar, pero uno notaba que quien estaba más cerca de los jugadores era Orsanic. El “orsa” como le dicen cariñosamente los que lo conocen, era el que les hablaba por separado, compartía sus momentos, era el quien, con tranquilidad, se acercaba a los jugadores en los entrenamientos, siempre sin estridencias, sin ser mediático, de perfil muy bajo, sin conflictos, pero con una gran llegada a los tenistas.
Me acuerdo que por aquel entonces ocurrió la inesperada partida de LUza como capitán, nunca bien aclarado los motivos, y pensamos, si ese no era el momento de Orsanic para la capitanía, pero la Asociación Argentina junto con algunos referentes del equipo decidieron por otra persona como conductor del grupo.

Luego de años de desventuras y decepciones en el equipo argentino, y de varias finales perdidas y algunos renunciamientos de jugadores, llego el momento de Orsanic, y poco a poco fue construyendo una idea de equipo y a sumar concensos y no peleas no solo dentro del grupo sino también en la misma Asociación.

Orsanic empezó a sumar, mas que a restar como ocurrió en otros momentos del pasado que tenían su misma responsabilidad, con la ayuda de un equipo de trabajo en la Asociación que le facilitó su desempeño. Y esto es muy importante ya que él sabía muy bien que esto era algo vital, porque solo con los jugadores no alcanza para los grandes logros, sino que todos tienen que empujar el carro para el mismo lado.
Supo darse cuenta que Juan martin Del Potro es imprescindible en el equipo y trabajó para su regreso, dejando de lado la soberbia que otros tuvieron hacia el tandilense y haciéndolo sentir uno más del equipo y cómodo con el grupo, y cuando este estuvo listo se sumó al grupo sin problemas.
Siempre me pareció en lo personal algo loco tener a Delpo y no abrirle los brazos y aprovecharlo para que integre el equipo, pero lamentablemente esto pasó, a tal punto que tampoco juega el ATP Buenos Aires.

Orsanic pudo armar el grupo, hacerlo fuerte y unido, ponerlo detras y en la mira de un único objetivo, consiguió que los jugadores solo piensen en el tenis, y esto ya es mucho. El tiempo dirá si le alcanzó para la gloria, pero si no es así, igual, se podrá decir que su tarea fue cumplida,

Nota editorial
Leo Canaparo
Director

Share the Story

Back to Top