PLACER Y DOLOR

ARGENTINA OPEN. Nota Leo Canaparo
En un partido épico, Diego Schwartzman derrotó a Pablo Cuevas en tres sets, hasta ahí la nota feliz, pero el argentino terminó con una molestia muscular y está en duda para jugar su partido de semifinal ante el portugués Pedro Sousa, vencedor del brasileño Thiago Monteiro por 7-6 (5) y 6-4.

El peque venció por 5-7, 7-6 (11) y 7-5, Schwartzman comunicó en sus redes sociales: “Qué locura de partido. Gracias a todos. Como dije cuando terminé el partido ante Pablo, tengo sensaciones encontradas de alegría y tristeza de un partido que me va a quedar grabado para siempre. Pero lamentablemente terminé lesionado. Hice una consulta médica en el club, que no fue definitiva, pero me duele mucho y no es buena señal. Me voy a hacer un estudio a la mañana y tomaré una decisión final. Les mando un abrazo y gracias a todos por el tremendo apoyo de siempre”.

El partido entre ambos sudamericanos fue una batalla ya que ambos tiene estilos similares, por lo que cada punto fue un cruce interminable de peloteos de fondo de cancha.  Cuevas siempre dio una imagen mejor, como sin sentir el peso de este partido. En cambio Schwatzman jugó muy atado desde el comienzo, muy tenso, haciendo mucha fuerza en cada tiro, sin la soltura que le conocemos jugando por el Tour. Esto es natural ya que la tradición del Buenos Aires Lawn Tennis pesa mucho. Y llegamos al final a ese momento crucial del 6-5 en favor del argentino sin poder moverse, parado en la cancha y Cuevas no supo cerrarlo, se quedó congelado viendo la película del “peque”. Película épica.

Podría llegar a darse que ambos contendientes se bajaran de su partido de semifinal, en ese caso, casi inedito el campeon del Argentina Open saldría del ganador de Londero y Ruud.

Share the Story

Back to Top