PLATA DULCE

BUENOS AIRES. Argentina
El argentino Juan Martin Del Potro fue recibido como un heroe naional al regreso a su país luego de obtener la medalla de plata en los Juegos de Rio 2016, y dio una conferencia de prensa en un hotel en el centro de la ciudad. Habló de sus emociones y de este momento que le toca vivir.

“Cuando vi el sorteo pensé que me volvía rápido a Tandil, me tocó jugar contra el número 1 en suelo brasileño, pero después de ganarle creo que la gente empezó a estar un poco conmigo. Yo veía la medalla muy lejos, igual. Cuando llegué a las semifinales recordaba que en Londres me tocó contra Federer, y ahora contra Nadal. Me daba miedo que después de ganarle a Djokovic y tener un torneo increíble podía llegar a volver con las manos vacías. Jugué la semifinal como si fuera la última final de mi vida, por eso después de ganarle a Rafa el festejo fue un desahogo y un alivio de todos esos pensamientos. Cuando vi la gente en la cancha, me abracé con ellos y sentí que lo hacía con todo el mundo. Fue algo que me salió del alma. Me transmitieron una energía única, me ayudaron a correr cuatro horas más en la final”.
Sobre sus sentimiento comentó, “Ahora estoy empezando a entender todo lo que se generó en esta semana inolvidable para mí. Nunca lloré tanto en tan poco tiempo”.

Sobre la experiencia Olímpica dijo, “Fue espectacular compartir la villa con diferentes atletas, estar juntos en la cena, los desayunos, las caminatas rumbo al hotel, ver cómo se preparan uno y otro, cómo viven su deporte día a día. Es para aprender y admirar el esfuerzo de cada uno. Se generó algo muy lindo, porque teníamos una sola televisión y todos nos juntábamos a ver al argentino que competía en ese momento. No importa de qué deporte era, estábamos todos juntos apoyando. Después yo sentía esa apoyo cuando me tocaba jugar. Es algo que sólo da el espíritu olímpico, yo lo viví dos veces y nunca me hubiera imaginado que podía ser tan fuerte”

Sobre el futuro, expresó, “Este nivel me sorprende y me llena de ilusión, pero mi gran objetivo es curarme por completo y pegar tan fuerte de revés como de derecha, y la temporada que viene entrar en igualdad de condiciones contra los mejores. El revés lo voy recuperando de a poco, partido a partido siento que voy pegando mejor y eso se ve en una o dos pelotas y con eso me tengo que conformar. Es un proceso lento, no lo tengo que apurar. La mano tiene un tiempo para curarse, y mi gran objetivo es llegar al final de la temporada sin tener que pensar cómo le voy a pegar cuando me viene la pelota al revés. Trabajo día a día para eso”.

“Esto es de las cosas mas importantes que me pasaron en la vida. Fueron partidos inolvidables, hasta yo me sorprendí cómo me la aguantaba físicamente, cómo la mano me dejaba jugar, hasta la derecha iba más fuerte cuando sentía que no tenía más fuerzas. o se si alguna vez jugué tan bien al tenis como lo hice contra Djokovic. Nunca lloré tanto en tan pocos días y siento que todo eso lo hizo la gente, la energía que me transmitieron. Ni soñando esperaba un final de esta manera”.

Share the Story

Back to Top