PREMIO AL ESFUERZO

A un campéon por lo general se lo mide básicamnte por sus condiciones técnicas, por lo bien que jugó los partidos a lo largo de un evento, por la variedad de los golpes, por el temple en los momentos complicados de los partidos, todas estas condiciones se acomodan perfectamente al análisi del suizo Stan “The man” Wawrinka que se quedó con el título en la edición 2016 del Us Open.
No descubriría nada si dijera que sus golpes de derecha y en especial de reves producían una devastasión en el juego y el equilibrio de sus rivales, o que el servicio lo acompañó en todo momento y en especial en los pasajes complicados de algunos partidos.
Tuve la suerte de ver todos los partidos que jugó wawrinka a lo largo del torneo, algunos por más tiempo que otros pero los ví todos, por eso quiero escribir una editorial del campeón del Abierto de los Estados Unidos apoyándome, esta vez, en su esfuerzo y su espíritu de lucha, que lo sacó de varios momentos complicados con rivales agrandados.
La pasó mal en sus primeros tres partidos, en especial con Evans que estuvo muy cerca de la derrota, que por momentos parecía al borde del KO como en el boxeo, pero alli vimos otro Stan Wawrinka, uno que se concentró en la adversidad, que luchó cada punto, que no hacía gestos ampulosos como en el pasado ni tiró la raqueta al piso, sino que apretaba el puño y sacaba adelante la cosa para pasar el temporal, esos partido que antes pería inevitablemnte.

Wawrinka comprendió en este torneo que no sirve volverse loco o discutir con el umpire ante una duda, sino que los momentos de los partidos son eso, momentos, que hay que saber jugarlos y que necesitan del máximo para poder pasarlos exitosamente. Stan lo supo y lo llevó a cabo, por eso, no se desiquilibró ni con Kei Nishikori en semis ni con Novak Djokovic en la final luego de perder el primer set y cuando parecía que el serbio defendería su trofeo ganado en el 2015 con exito.

Siempre parece que su físico está al máximo, que la máquina no le da para más, pero en este Abierto de los Estados Unidos demsotró que le sobra máquina y coraje para seguir adelante como hacen solo los “grandes” aquellos elegidos, como hacen, los campeones del tenis.
Nota Leo Canaparo
New York

Share the Story

Back to Top