SERENA, MAS ALLÁ DEL TENIS

NEW YORK. 3 de septiembre 2022
Serena Williams ha anunciado su retiro, y si bien no es nada que realmente nos sorprenda, por la evidente realidad de que sería imposible en las circunstancias actuales mantener el status de jugadora dominante, y diosa absoluta de los courts, si queda claro que, a pesar de no poder dar los resultados competitivos que la caracterizaron toda su carrera, su presencia en las canchas, y en el mundo del tenis, no pasa inadvertida.

 
El hecho de no poder dar grandes victorias no ha disminuido su dominio de la atención pública, o del interés que el mundo expresa por su figura, sino por el contrario, la ha transformado en un símbolo de la lucha hasta el último respiro, de cómo darlo todo, más allá de no tener certeza de un resultado favorable.
Y en estos tiempos donde esos valores se han ido diluyendo y el espíritu de la lucha por la causa a pesar de todo y sin importar las consecuencias personales casi se ha perdido, esto es algo muy especial, y la gente lo ha recibido con los brazos abiertos.
Y la noche de Nueva York no pudo ser un mejor broche para cerrar su brillante carrera tenistica, y mostrar que su imagen, su figura y su legado continúan, y están no sólo intactos, sino que aún hay más historia por escribir afuera de las canchas.
Serena ha trascendido el deporte, y se ha transformado en un símbolo de la lucha en lo que creemos , y eso es lo que la alzó más allá de los resultados deportivos, y la puso en el pedestal de los que trascienden lo que hacen, y son reconocidos por lo que son.
Su persona ha trascendido a su carrera, y eso no es poco cuando se habla de la carrera más brillante que un tenista haya alcanzado, si la juzgamos fría y estrictamente por los resultados competitivos.
Y, más allá de los records, ella es simplemente Serena, tal como es, con sus luchas, sus causas, su inspiración para las mujeres de color, para las mujeres diferentes, para los que no nacen con las mejores oportunidades de triunfar, ni en el sitio adecuado, ni debieran tener posibilidades de trascender sus raíces, de los que quieren vivir por sus propias creencias y apoyar a sus propias causas, de los que no quieren darse por vencidos.


Principalmente, representa a todos los que quieren ser lo que son y no lo que los demás esperan de ellos, y no quieren dejarse vencer por sus limitaciones personales.
No encajaba en el molde de un deporte de elite y de un estrato social dominante, por el color, por sus raíces, por su anatomía, por su educación, por sus principios, por su personalidad, por su modo de expresarse. Y logró ser aceptada con todo eso, y a pesar de todo y de todos los que se interpusieron en su camino.
Fue tan lindo verla cerrar el ciclo del mensaje que expresó durante toda su carrera con su tenis, en el marco de la noche neoyorquina. Y de ser recibida en el mundo de los que dejan un mensaje más grande aún que una perfecta carrera profesional.

Y aseguró que aún queda mucha más Serena, y que la historia continúa con su legado, su persona, y la influencia que todo esto tiene en la sociedad y en los valores de la gente, que la acompañó en cada partido y confirmó el significado que ha dejado, y su impacto social y personal en cada uno de los presentes y de los que lo siguieron desde todo el mundo.
Serena ha trascendido el tenis.
Y su carrera continúa, quizás ahora fuera de las canchas.
Gracias Serena.

Gabriel Matteazzi
Tennis7.net
Desde Nueva York

 

Share the Story

Back to Top